jueves, 15 de julio de 2010

Un pensamiento de santa Rafaela:

"Dichoso mil veces el que padece mucho, mucho, y en esta vida lleva los mismos pasos que nuestro Señor Jesús, y se encuentre, cuando pase este soplo de vida, llenas sus manos de los tesoros preciosos ganados por sus trabajos, y con la posesión por ellos de una felicidad que jamás tendrá fin".